viernes, 28 de agosto de 2009

Toulouse...


Toulouse es un gato verde.

Lo conocieron hace cuatro-meses-y-siete-días en una cafetería de París. Cerca de Notre-Dame.
Máximo leía un libro bonito de peces de colores. Y Mínima dormía sobre su hombro. Y sonreía. Porque aunque Mínima es capaz de dormirse de pie como los flamencos, Máximo es su almohada favorita.


De repente escucharon un maullido que parecía un acordeón desafinado. Y allí estaba Toulouse. Verde, verde. Aquella tarde, les contó que maullaba desafinado porque tenía mal de amores. Y que por eso quería cambiar de aires. Irse a Marte, a Roma o a Barcelona.


Ahora vive con Máximo y con Mínima. En Sevilla. Y aunque no entraba en sus planes, está feliz. Le encanta oler los naranjos de las aceras. Jugar al ajedrez con Máximo. Bailar con Mínima. Enseñarles francés. Y tomar granizado de limón con hierbabuena mirando al río.




PD: Debo pintó a Tolouse en los zapatos de Mínima para su último cumpleaños


jueves, 27 de agosto de 2009

Hormigas by Lennon...


Hoy la calle habla
de hormigas
de caracoles
de hojas verdes
de jazmines
de naranjas
de besos

paseando

bajo la lluvia

riendo bajito

entre la gente

cantando
su feliz existencia
de hormigas
de caracoles
de hojas verdes
de jazmines
de naranjas
y de besos


viernes, 14 de agosto de 2009

Lennon...


El elefante que vive en la cabeza de Mínima es pequeñito, azul y se llama Lennon.
Le gusta jugar al escondite y por las noches sueña que toca el saxofón.

Cuando quiere hacer sonreír a Mínima, le recuerda algo bonito o divertido. Como
el molinillo de colores. La planta-trébol del salón. Las pelusas del rincón de la nevera. Su sombrero de exploradora. O la piragua que Máximo esconde en la azotea.

Lennon además escribe poesía. Nunca nadie la ha leído. Ni siquiera Mínima. Pero seguro que muchos la han escuchado. Porque los días de viento, sopla versos con su trompa que terminan rodando por toda la ciudad.

domingo, 2 de agosto de 2009

Máximo y Mínima...


A Máximo le encanta ayudar a los demás. Uno de sus sueños es ser enfermero. Pero tiene muchos más. Como escribir finales felices por toda la ciudad. Lanzar su diábolo más allá de la Luna. Hacer una exposición. O montarse en una piragua e irse a recorrer mundo. Cuando lo haga sólo se llevará a Mínima y tres cosas más: su cámara de fotos, lápiz y papel. Tiene la suerte de que Mínima le cabe en un bolsillo.


A
Mínima le gusta aprender cosas. Cuando algo le interesa abre tanto los ojos que pone cara de besugo. Máximo piensa que tiene memoria de elefante. Pero lo que ocurre en realidad es que tiene un elefante metido en la cabeza. Sólo que desde fuera nadie puede verlo y Mínima nunca lo ha contado. Es uno de sus secretos.


Mínima también tiene muchos sueños como Máximo. Tantos que hace unos meses tuvo que comprar un armario sólo para ellos. Están sin ordenar y eso a veces la vuelve loca. No obstante, los que más le gustan los guarda en el primer cajón de la mesilla. Su favorito es que un día cualquiera Máximo la meta en su bolsillo y se vayan juntos a recorrer el mundo en piragua.