jueves, 28 de mayo de 2009

En globo...



Todavía sonrío cuando me acuerdo. Los dos subidos en aquel globo naranja. Tú apretándome la mano muy fuerte para calmar tu miedo a las alturas. Y yo apretando la tuya. No porque tenga miedos sino porque me encanta hacerlo. La verdad: no sé cómo te enga
ñé. O quizás sí. Pero estaría feo contarlo en público. Además sé que opinas que mereció la pena. Las nubes son más bonitas si te acercas a ellas despacito, ¿a qué sí?... Espero que la próxima vez lleguemos a Kilpisjarvi y que al aterrizar vuelvas a susurrarme que el amor es como un globo porque te eleva y te eleva y te eleva...

domingo, 17 de mayo de 2009

ojos de lluvia


Lo sé. ¡Quién no lo sabe! Con los ojos llenos de lluvia no se ve bien ni se piensa claro. Todo parece más díficil. Pero las gotitas no quieren irse de aquí. También ellas te echan de menos. Y además ahora me hacen compañía...

viernes, 15 de mayo de 2009

Flores y secretos...


Ayer Charlie me regaló una flor y me contó un secreto. La flor era amarilla. Olía a ternura. Y mientras la miraba recordé aquel pensamiento de Granada: "mil máquinas jamás podrán hacer una flor"... El secreto lo guardé con los demás. En el tarro pintado de violeta. Con los copos de nieve y los rayos de luna...

domingo, 3 de mayo de 2009

Charlie corazón-rojo...


Charlie
tiene el corazón rojo (ahora más que nunca porque está enamorado), la memoria de un pez y
es tan alto que si se estira bien casi toca la punta de París. Además yo creo que tiene un mar dentro. Porque cuando apoyo mi orejita sobre su ombligo escucho lo mismo que cuando la acerco a la caracola del salón. El otro día se lo dije y no lo negó! Se limitó a sonreírme con sus ojos de ver las cosas diferente. Él siempre amplía la mirada de los demás. Es un don. Y lo sabe. Por eso es fotógrafo. Por eso ayuda con sus palabras. Y por eso sueña con cruzar la línea del horizonte...