miércoles, 8 de julio de 2009

Terapia lunera...


He perdido mis letras.


Le dijo a la Luna Llena. Y esta le dedicó una de sus miradas redondas y cálidas. Y le prestó sus orejas. Pero no le dijo nada. Esta vez no. Sabía que sería de más ayuda si tan sólo la acompañaba y la escuchaba.

No sé dónde ni por qué. Pero las he perdido. Antes parecía una pequeña fábrica de letras. Producía tantas que tenía que dejarlas por todas partes.Ya sabes. A veces las escribía en mi libreta azul de bolsillo o en el cuaderno de Tinguely. Y otras las dejaba simplemente en servilletas, atadas a los cordones de mis zapatillas o las prendía con hilo invisible a mi pelo o a mis vestidos. Da igual dónde estuviera y haciendo qué. Las letras cobraban vida propia y las ayudaba a contarse. Quizás es que estén de vacaciones. En verano todos nos hacemos un poquito más vagos. O quizás es que no les he prestado demasiada atención últimamente. ¿Será eso? Tal vez... Yo creo que sí.. ¿Pero qué puedo hacer para que vuelvan? Ya sé: ¡voy a escucharlas! Tienen que saber que estoy aquí. Que no me he ido. Que pueden volver... Sí, eso es, necesitan sentirme cerca. Estoy segura de que tienen un radar para los corazones abiertos...

...Ay, Luna, muchas gracias, ¡siempre me ayudas tanto!

Y puso un beso en la punta de sus dedos y lo lanzó al aire muy fuerte. Y la Luna sonrió porque le hizo cosquillas. Y luego lo guardó en su cara oculta y volvió a sonreír :)

17 comentarios:

JOTACET dijo...

-MUY BUENO, FELICITACIONES, ARTE Y BUEN GUSTO JUNTOS-¡BIENVENIDA A POETA LATINO!
-JOTACET- AMIGO IRROMPIBLE

Ross dijo...

Que hermoso texto!!!
vendre seguido por aqui :)

Flx dijo...

no espera ser escuchado ni escrito ni, quizás, tocado el beso oculto en la sonrisa.

eMiLiA dijo...

Ay qué bonito!!

Suele pasar - lamentablemente - que a uno se le pierden las palabras.

Un besoo♥

ROSA dijo...

Y yo encontre algunas para decirte que ya encontraste todas las letras que buscabas.
Precioso y dulce post.
Nos leemos.

De cenizas dijo...

Pues yo no me fío ni un pelo de la luna... su cara siempre oculta....

besos

bardinda dijo...

Bonito texto, la próxima luna llena saldré a ver si tengo exito.

Un saludo

Yo y mis otros yo dijo...

Ocultandonse en nuestro rostro como sonrisas..en nuestros ojos como preguntas curiosas y admirables a todo..como susurros de sueños en nuestras noches..como musa colgada en el infinito cielo..como canción delicada en nuestra alma...le escucho cantar en cada palabra de esta entrada...

gracias por compartir...


abrazos grandes y sonrisas inter galaxticas, estratosfericas, rumbericas... con cariños


hasta la sonrisa!!!

Dara Scully dijo...

¿Fue un beso de esos que suenan gigante, como si no quisieran dejar de sonar nunca? Esos son los mejores.


pd: dice Cat que a veces las letras tienen que hacer un viajecito en globo para tomarse un respiro ;)

¡Miaus!

Julia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Julia dijo...

Yo me he perdido de tus letras al andar "desaparecida"!!! Pero la luna llena me trajo de nuevo hasta tu rincón hoy y es placer volver a leerte después de tanto tiempo.
Te cuento que he estado un tiempo sin internet y ahora estoy de vuelta por aquí.

Besosss.
DO-RE-MIxceláneas

Anna. dijo...

ayyyy que Belleza!!! unas palabras de vacaciones tonado el Sol que logren regresar a la casa de nuestros pensamientos bien bronceadas y bañadas de mar!

Un abrazo.

Anna.

Guirroma dijo...

FUE UN GUSTO PODER LEERTE.
LA LUNA,SI ,GRAN CONFIDENTE Y COMPAÑERA.

Sonita dijo...

es muy cierto. a veces se van, parece que su ausencia nos quita nuestra esencia, y es cierto también.
y aún asi, sé que siempre terminan regresándonos.
la paciencia de esperarlas devuelve el ánimo y pinta esperanza.
un dulce saludo.

Bohemia dijo...

vamos a tener que ponerle unas brujulas a esas letras para que no se vulvan a perder.

bss

semifusa dijo...

Pero qué tierna eres, Heva.

:) Un beso para ti soplado desde la punta de mis dedos.

Chica de ayer# dijo...

Tienes razón con lo del verano, aunque no es excusa para que éstas se pierdan. Sigue con tu fábrica.

Un beso