miércoles, 29 de octubre de 2008

Clik...

-Sonríe!

Y yo sonrío: sé que tus ojos están llenos de luces, de sombras, de enfoques, de instantes, momentos, lugares, retratos, de versos...




"Quien presta atención a su día,
descubre el instante mágico"

Paulo Coelho

sábado, 25 de octubre de 2008

Little darling...


25 de octubre. Sábado.

C
se despierta temprano.
Con los ojos cerrados ve llegar el sol. Ha sido un largo, frío y solitario invierno. Como si la luz no hubiera existido durante años. Ahora siente cómo el hielo se derrite lentamente. Ahora las sonrisas vuelven a los rostros… Escucha en su cabeza Here comes the sun...¿en su cabeza?

C abre los ojos. Sun, sun, sun sigue sonando…¿en su cabeza?

C abre la puerta. Alguien ha dejado en el rellano de la escalera un aparato de música que contiene un CD con esa canción grabada 34 veces… y una nota…



sábado, 18 de octubre de 2008

Tic-taqueando...


TIC TAC TIC TAC La sala vacía y ella en la mecedora enroscando el tiempo entre sus dedos TIC TAC TIC TAC Como si los minutos fuesen hilos para ser tejidos TIC TAC TIC TAC Y los segundos los hilos que forman los hilos TIC TAC TIC TAC Entonces los días retales de vida TIC TAC TIC TAC Con las yemas llenas de tiempo TIC TAC TIC TAC la existencia se le antoja más fácil TIC TAC TIC TAC De tacto más amable TIC TAC TIC TAC Por fin puede entender el tictaqueo TIC TAC TIC TAC y descubrir la utilidad del tiempo TIC TAC TIC TAC Ahora que lo siente en sus manos TIC TAC TIC TAC sabe que puede entretejer lo que desee TIC TAC TIC TAC

domingo, 12 de octubre de 2008

Mirar al cielo...


"Un impulso hacia el firmamento azul. Flores de almendro se elevan impulsándose hacia el cielo. Tan sólo el blanco de los pétalos y el azul del cielo; como una encarnación de la felicidad: fuerte y frágil como la vida misma"

Christophe André, El arte de la felicidad

martes, 7 de octubre de 2008

Miradas de otoño...


Te miro.
Me miras.
Puedo ver el otoño en tu mirada.
Como cada octubre la melancolía se apodera de ti.

Los árboles lloran hojas secas porque sufren ausencias dolorosas. Y las calles se cubren de lágrimas castañas.
Me dices.

Yo no dejo de mirarte.
Y pienso que estás hecho de otoño.

Con esos ojos marrones, con tu pelo rojizo.
Con tanta tristeza dentro, con ese crujir del alma.